Divorcio o separación notarial: ¿cómo funcionan?

El divorcio y la separación notarial son las formas más ágiles de tramitar una ruptura. Suponen un importante ahorro en tiempo y dinero, lo que implica un alivio en momentos tan delicados.

Afrontar una ruptura nunca es plato de buen gusto. Pero nuestra función es haceros el camino un poco más sencillo. Por lo menos, nos encargaremos de que los temas legales no resulten problemáticos.

¿Qué hacer en estos casos? ¿Separarse? ¿Divorciarse? ¿No son lo mismo? No, no lo son. Este artículo que sigue te va a indicar las diferencias para que te puedas ir haciendo una idea de si os conviene más un divorcio o una separación notarial. De todos modos, necesitaréis a un abogado a vuestro lado y RN Abogados, como especialistas en familia, os ayudaremos a saber cuál es la mejor opción para vosotros.  

¿Cuál es la diferencia entre el divorcio y la separación?

El divorcio disuelve el vínculo del matrimonio. Es irreversible. Ya no estaréis casados y podréis casaros con otras personas. Y, en el caso de que os reconciliéis, debéis casaros de nuevo.

Sin embargo, la separación es un paso intermedio. Separáis de hecho vuestras vidas. Pero, aunque tanto legal como físicamente pongáis distancia, seguís casados y no podéis contraer matrimonio con otra persona. En el caso de que os reconciliéis, solo tenéis que dejar constancia en una escritura.

Separación notarial

Se disuelven las obligaciones matrimoniales, pero no el vínculo matrimonial. Seguís casados. Pero ya no tendréis que vivir juntos y ya no se os vincularán bienes del otro. Económicamente os separaréis y los bienes se repartirán. La separación afectará también a algunos derechos sociales y hereditarios.

Si os reconciliáis, será suficiente que otorguéis escritura de ello. El matrimonio volverá a su estado natural, a excepción del régimen económico, que no volverá ser gananciales a no ser que expresamente así lo determinéis.

¿Cómo se tramita la separación notarial?

Se tramita ante Notario con ambos cónyuges de acuerdo. Debéis presentar un convenio regulador. En él deberá aparecer la voluntad de separaros y las condiciones que regirán la ruptura. El Notario comprobará que estos términos no os afectan a ninguna de las partes de manera grave. Una vez comprobado, elevará el acta notarial. Se publicará en el Registro Civil correspondiente. Desde ese momento estáis separados.

Requisitos para la separación notarial

  • Se os exige que llevéis al menos 3 meses casados.
  • Debéis presentar un convenio regulador. En él deberá aparecer vuestra voluntad de separaros y las condiciones de la ruptura.
  • El requisito más importante para poder optar a una separación notarial es que no tengáis hijos menores o incapacitados a vuestro cargo. De ser así, vuestra separación debe realizarse necesariamente ante un Juez.

Divorcio

El divorcio supone una ruptura total y definitiva. El vínculo matrimonial se disuelve.

Divorcio judicial

Os veréis obligados a acudir al divorcio judicial en dos casos:

  • Si tenéis hijos menores no emancipados o incapacitados a vuestro cargo.
  • O si no podéis redactar un convenio regulador de mutuo acuerdo.

Divorcio notarial

En el caso de que no tengáis hijos a vuestro cargo o estos sean mayores de edad no incapacitados y vosotros dos estéis de acuerdo en cómo divorciaros, podréis hacerlo ante Notario. Este trámite es mucho más sencillo, rápido y barato que el judicial.

El procedimiento es muy similar a la separación, con la diferencia principal de que este trámite no es reversible: una vez os divorciéis, el vínculo que os unía habrá desaparecido.

Debéis redactar también un convenio regulador en el que se recogerán todas las condiciones que regirán. También disolveréis el régimen de gananciales (en el caso de que fuese vuestro régimen económico).  

Efectos comunes del divorcio y la separación notarial

  • Suspensión de la vida común y fin de la presunción de convivencia.
  • Disolución del régimen económico matrimonial y cese de la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge.
  • Pérdida de los derechos sucesorios.

¿Qué opción es mejor?

La mejor opción siempre es relativa y debe adaptarse a vuestra situación concreta. Si creéis que vuestro matrimonio es insalvable, probablemente la mejor opción sea el divorcio. En el caso de que creáis que es solo una crisis y en un tiempo todo mejorará, la separación. Sobre lo que no hay duda es que la mejor manera es hacerlo de mutuo acuerdo y no ir a juicio. Sin embargo, para redactar un convenio regulador necesitareis ayuda y ahí es donde entramos nosotros. Somos especialistas en temas de familia y estaremos a vuestra disposición para haceros este proceso un poquito más fácil. Podéis contactar por aquí o contratar directamente online el servicio.

briefcasecrosschevron-down